Lubina a la sal

el
IMG_3331
«Al gato le gusta el pescado, pero no majarse los pies»

Preparar el pescado a la sal tiene algo mágico. Eso de enterrar el pescado bajo una costra de sal y que se cocine a la perfección me encanta. Hoy quiero contaros cómo hacer la lubina a la sal y dos trucos para que salga perfecta.

La receta de la lubina a la sal es absolutamente deliciosa. El pescado queda en su punto, jugoso y sabroso en su justa medida ya que absorbe la sal necesaria para quedar bien condimentado. Se puede hacer esta receta con otros pescados de carne firme como la dorada el besugo o el salmón.

Ingredientes:

  • 1 lubina de 1,600 gr.IMG_3335
  • 2 kg de sal gorda
  • 1 clara de huevo
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cayena
  • Aceite de oliva

Elaboración:

Precalentar el horno a 220 grados con calor arriba y abajo.

Al comprarla habremos pedido al pescadero que no quite las escamas y que la limpie sin abrirla ya que la queremos cocinar a la sal.

Para hacer el pescado a la sal, necesitamos un bol grande en el que pondremos la sal. A menudo la sal gruesa viene algo húmeda, lo cual nos viene bien. Tanto si está algo húmeda como si viene seca, la «aliñaremos» con una clara de huevo bien batida, trabajando la mezcla para repartirla bien. Así la sal será muy manejable y se quedará pegada al pescado sin desmoronarse.

En una bandeja de horno, colocar un papel sulfurizado y extender encima una pequeña capa -de medio cm más o menos- de sal que haga de cama. Sobre ella colocar la lubina. Poco a poco, puñado a puñado ir cubriendo el pescado con el resto de la sal, apretando ligeramente para que la sal quede en su sitio. Se pueden  humedecer las manos para que sea más sencillo.

Dejar la cola de la lubina fuera de la sal, este truco sirve para verificar que está en su punto. Como con el pescado a la sal no podemos comprobar el punto, podemos tirar de la cola. Si sale o se desprende, sacamos del horno el pescado que ya está, si no sale, es que le falta un poco.

Cuando se haya  terminado de cubrir la lubina con la sal, marcar su silueta con un cuchillo, -sin llegar al pescado- y hornear durante 30 minutos a 220 grados. Cuando la lubina esté en su punto, clavar el cuchillo en la hendidura y se podrá retirar la tapa de sal de una sola pieza.

Los tiempos aproximados son: Para una pieza de kilo, 20 minutos. Para kilo y medio, 28 minutos. Para 2 kg, 35 minutos, para 2,5 kg, 40 minutos y para 3 kg 45 minutos.

Colocar limpia en una fuente y servir caliente, con una vinagreta, con unos ajos laminados fritos con una cayena por encima, tipo bilbaina, o simplemente con un chorro de aceite de oliva.

A disfrutar de este lujazo de plato…

IMG_3340.JPG

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.