Esgarraet o escalivada con bacalao

IMG_4653
«Te conozco bacalao, aunque vengas disfrazao»

El esgarrat o esgarraet es una ensalada fría cuyos ingredientes principales son el pimiento rojo asado y el bacalao en salazón. Es un plato típico de la Comunidad Valenciana que se suele comer como tapa o aperitivo aliñado con ajo picado y un buen aceite de oliva. También hay quien le pone aceitunas negras y piñones tostados.

El bacalao que se utiliza tradicionalmente para elaborar esta receta se conoce como “bacalao inglés” y se caracteriza porque el tiempo de secado es mayor, la carne más compacta y tiene un tono más amarillo. En Valencia se puede encontrar con relativa facilidad, incluso en bolsitas hecho migas, listo para confeccionar este tradicional plato. Si no podéis acceder a este tipo de bacalao podéis utilizar bacalao en salazón y desalarlo unas horas, aunque el resultado no será igual, será bastante parecido.

El nombre le viene a este plato por la forma de preparar el bacalao y los pimientos desgarrándolos en pequeñas tiras.

Ingredientes para 4 personas:

  • 150 gr. de migas de bacalao salado
  • 1 diente de ajo
  • 3 pimientos morrones hermosos
  • Aceite de oliva
  • Olivas negras de Aragón
  • Piñones tostados
  • Pan para acompañar

Elaboración:

Poner en remojo el bacalao durante 12-24 horas para que se desale ligeramente en caso de que sea bacalao en salazón del normal. Si es bacalao inglés no hace falta desalarlo.

Asar los pimientos en una bandeja en el horno a 190°, durante 30-40 minutos hasta que la piel se ponga negra y la carne blandita. Cuando estén tostados y blandos, sacar del horno, tapar con papel de aluminio y dejar enfriar tapados, tienen que sudar, así luego la piel se separa con mayor facilidad.

Si el bacalao es ingles lavar para eliminar la sal superficial. Deshilachar finamente y poner en un recipiente o fuente. Picar finamente el ajo y añadirlo al bacalao.

Cuando los pimientos estén fríos, eliminar toda la piel, el pedúnculo y las pepitas, recogiendo todo el líquido que suelta, que se puede colar. Trocear la carne del pimiento en tiras finas y añadir al bacalao con el caldo de los pimientos.

Mezclar bien y dejar reposar toda una noche en la nevera, se trata de que el bacalao infunda su sal en el líquido de los pimientos al tiempo que se impregna de su dulzor.

Al día siguiente, probar de sal y rectificar si hiciera falta. Poner las olivas negras por encima y  los piñones ligeramente tostados en una sartén, aliñar con  aceite de oliva y a comer con un buen pan.

A SER FELICES.

IMG_4652

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.