Salpicón de mejillones

el
«Quien bien come y mejor digiere solo de viejo se muere»

La receta que hoy comparto es un rico y sencillo salpicón de mejillones, muy nutritivo y sabroso, lo podemos poner como un primer plato o en un aperitivo de domingo.

Es un clásico de la dieta mediterránea, y otra manera de comer los típicos mejillones en  vinagreta, con una presentación diferente y una elaboración rápida y sencilla, es el plato de las tres «B» bueno, bonito y barato…

Ingredientes:

  • 500 gr. de mejillones
  • Tomate
  • Cebolla morada
  • Pimiento rojo asado
  • Pimiento verde
  • Aguacate
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Vinagre
  • Pimienta negra molida
  • Perejil fresco
  • Zumo de media lima

Elaboración:

Rascar las conchas de  los mejillones con un cuchillo y retirarles las barbas. Lavarlos muy bien y escurrirlos. Ponerlos en una cazuela, tapar y cocer a fuego vivo, moviendo la cazuela hasta que se abran. Retirar del fuego, dejar enfriar y separar las valvas del cuerpo del mejillón.

Pelar y picar  en trocitos la cebolla, el tomate,  los pimientos y  el aguacate, colocar en un bol o ensaladera. Trocear los mejillones y añadir  al bol, mezclar.

Para la vinagreta, batir en un bol el vinagre con la sal, el zumo de media lima y la pimienta, agregar el aceite poco a poco, sin dejar de remover, y al final el  perejil picado.

Aliñar el salpicón con la vinagreta mezclar. Servir en copas o cuencos individuales y a disfrutar de un delicioso y sano salpicón de mejillones.

SER FELICES.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.