Esqueixada de bacalao

el
«Ni comer sin beber, ni firmar sin leer»

La receta que hoy comparto es una deliciosa esqueixada de bacalao, uno de los platos más típicos en la gastronomía catalana. Un plato veraniego, que se sirve frío y en el que el protagonista es el bacalao previamente desalado. Se suele tomar cómo una ensalada para compartir, aunque también puede servirse a modo de entrante en platos individuales.

Ingredientes:

  • 3 tomates maduros
  • 400 gr. de bacalao desalado
  • 1/2 cebolla blanca o cebolleta
  • Aceitunas negras
  • Aceite de oliva
  • Una pizca de sal en escamas
  •  Pimienta negra recién molida
  • Olivada negra

Elaboración:

Desmigar el bacalao  desalado con las manos, pellizcando con los dedos para que salga más o menos igual. Si esqueixar es desmigar el bacalao, lo lógico es que cuando se vaya  a emplatar esté bien desmigado, sin espinas ni piel.

Cortar la cebolla en trozos muy pequeñitos. Cortar los tomates pelados en dados también pequeños.

Poner en un  bol el bacalao, el tomate y la cebolla. Añadir un buen chorro de aceite de oliva y mezclar muy bien con una cuchara. Tapar con papel film y meter en la nevera hasta el momento de consumir.

Pasar la esqueixada a un plato grande o fuente, añadir un chorro de aceite y unas escamas de sal. Decorar con las olivas negras y la olivada rebajada con aceite de oliva. Finalizar con un toque de pimienta negra recién molida para potenciar los aromas.

La esqueixada tiene que estar bien fría antes de servir, hay  que prepararla con un poco de antelación y dejarla al menos un par de horas en la nevera. Esta receta es perfecta para el verano, además de fresquita es muy sana y está buenísima.

SED FELICES.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.