Canelones de San Esteban

«Entre San Esteban y San Silvestre cuatro días faltan para el año siguiente»

La receta que hoy comparto son los típicos y ricos canelones que se suelen comer en Cataluña durante las fiestas navideñas, para ser más exactos se comen el día de San Esteban, el 26 de diciembre.

Esta receta es la que se ha hecho toda la vida en casa de mi amiga Carmen, y la que ella también sigue preparando. Quedan espectaculares, llevan un poco de mano de obra, pero de verdad, que merece la pena poder disfrutar de unos auténticos canelones.

Ingredientes para 60 canelones:

  • 3 cajas de pasta para canelones
  • 750 gr. de carne de ternera
  • 750 gr. de carne de cerdo
  • 2 pechugas de pollo
  • 2 butifarras
  • 1 seso de cerdo
  • 50 gr. de manteca de cerdo
  • 1 cebolla
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 copa de brandy
  • Queso rallado
  •  Harina, aceite, mantequilla y leche

Elaboración:

Partir la carne en trozos, un poco grandes, porque al guisarse merma mucho. Poner aceite y la manteca de cerdo en una olla, añadir la carne de ternera, la de cerdo, las butifarras, y las pechugas con la cebolla entera y la cabeza de ajos también entera, rustir durante unos 25 minutos, cuanto está todo muy dorado agregar la copa de brandy y medio vaso de agua, sazonar y dejar cocinar hasta que todo esté tierno.

Poner agua con sal en un cazo y cocer el seso. Reservar.

Cuando la carne está bien fría se pica en la picadora, o Thermomix, así como el seso, tratando de que no quede muy pastosa, a continuación se hace una bechamel y se pone el jugo que queda de rustir la carne, para añadir a la carne y ligar lo que será el relleno de estos ricos canelones.

Hervir la pasta de los canelones siguiendo las instrucciones del fabricante. Poner una vez enfriados y escurridos en un paño limpio y humedecido, para que no se peguen, a continuación poner el relleno sobre el canelón y envolver.

Hacer la bechamel, poner los canelones en una fuente de horno, cubrir con la bechamel, el queso rallado y gratinar.

Estos canelones los puedes preparar con antelación y se pueden congelar, yo los congelo sin la bechamel, luego los utilizo según los que seamos y hago la bechamel para los que vayamos a comer.

¡Ricos no, lo siguiente! Están exquisitos.

SONRÍE, después buscamos el motivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.