Pudin de cabracho

 «Al pescado dormilón, se lo traga el tiburón»

El cabracho es un pescado blanco de agua salada, muy sabroso y que va de perlas en este pastel de pescado. Su color varía del rojo al naranja y tiene una carne muy firme y con un agradable “sabor a marisco”, que resulta exquisito en la elaboración de pasteles y salpicones.

Ingredientes:

  • 1 kg de carne de cabracho limpio
  • 6 huevos
  • 500 ml nata cocina
  • 300 g de tomate frito
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Hervir el cabracho desde agua fría con una pizca de sal y trocearlo a mano para separar la carne, el caldo se puede guardar y usar para un arroz o una sopa.

Triturar con la batidora los huevos, la nata y el tomate con una pizca de sal y pimienta. Añadir la carne de cabracho y mezclar a mano (si no se quieren encontrar trocitos del pescado, se puede triturar todo, pero es agradable encontrarlos).

Poner papel vegetal en un molde rectangular, verte la mezcla y meter en el horno precalentado a 180 grados y cocinar al baño María unos 50-60 minutos. Comprobar con un palillo y si sale limpio, ya está, si no, comprobar cada cinco minutos hasta que salga sin restos.

 Dejar enfriar,  tapar con papel film y guardar en la nevera hasta el momento de consumir.

Servir acompañado de una mayonesa y con tostadas de pan para untar y a disfrutar de un sabroso y sencillo pastel de cabracho.

SONRÍE, después buscamos el motivo.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.