Mejillones a la belga

el
«No hay manjar que no empalague, ni vicio que no canse»
Mejillones a la  belga  es uno  de los platos más famosos de Bélgica, de hecho, diría que es el más internacional. Estos mejillones tan famosos en Bélgica, aunque también en buena parte de Francia, sobre todo en su costa atlántica, se suelen servir en la cazuela donde se han cocinado y siempre acompañados de patatas fritas.
Algo que no puede faltar en  esta receta, y que constituye el 50% de su  éxito, son las patatas fritas, algo de lo que están muy orgullosos los belgas, se dice, se cuenta, que fueron ellos los que las inventaron, y no los franceses como todo el mundo cree…
Ingredientes:
  • 1 Kg de mejillones
  • 3-4 patatas para freír
  • 1 ramita de apio
  • 4 chalotas
  • 100 ml de vino blanco
  • 100 ml de nata líquida
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra al gusto
  • Perejil fresco picado

Elaboración:

Limpiar los mejillones: quitar todas las barbas y raspar con un cuchillo las conchas.

Freír las patatas, este paso tiene que ir haciéndose a medida que se van cocinando los mejillones. Cortar las patatas en bastones y freír en abundante aceite caliente.

En una cazuela poner la mantequilla y el aceite y pochamos a fuego medio-bajo las chalotas y el apio, que estarán cortados en daditos pequeños. A los 10 minutos añadir el vino blanco y salpimentar. Dejamos reducir unos 5 minutos.

Añadir la nata o la leche evaporada e incorporar los mejillones. Tapar la cazuela y dejar que los mejillones se abran (como unos 4-5 min). Retirar del fuego, espolvorear con perejil fresco picado y servir con las patatas fritas.

Quedan riquísimos merece la pena hacerlos…

SER FELICES.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.