Risotto de gorgonzola y nueces

 

queso
“Bebe vino y come queso, y sabrás que es eso”

Volvemos a la cocina italiana que tanto nos gusta con una variante de uno de sus platos más conocidos: risotto de gorgonzola y nueces.

Sí, ya sabemos que la combinación de ingredientes se suele ver más en los platos de pasta pero admito que en casa nos encantan los quesos y, si son quesos de intenso sabor, ya ni os cuento. Así que podéis haceros una idea de lo que nos gusta este risotto de gorgonzola y nueces.

Ingredientes para 2 personas:

  • 200 g de arroz arborio  (podéis usar arroz redondo)
  • ½ cebolla o 2 chalotas

    WhatsApp Image 2017-09-22 at 16.55.57
    “Rossinyols”
  • 50 g de queso gorgonzola
  • Un puñado de nueces
  • 75 ml de vino blanco
  • 750 ml de caldo de verduras
  • Una nuez de mantequilla
  • Un puñado de setas (opcional)
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Preparación:

Pelar y picar muy fina la cebolla o chalota y  poner en una cazuela con una nuez de mantequilla y sal.  Podéis usar aceite de oliva , pero, en este caso, yo he usado un poco de mantequilla. Pochar a fuego medio-bajo hasta que la cebolla o chalota empiece a estar transparente. En ese momento, si queremos, incorporar las setas y saltear un poco, una vez salteadas, incorporar el arroz y el vino blanco y dejar unos minutos a fuego fuerte hasta que se evapore el alcohol.

Ahora viene la parte repetitiva pero fundamental de la receta. En un cazo aparte tendremos el caldo de verduras puesto a fuego medio para que se mantenga caliente, pero sin llegar a hervir. Iremos incorporando el caldo a la cazuela con el arroz, cucharón a cucharón, hasta tener ligeramente cubierto todo el arroz. Removiendo constantemente, dejamos que el arroz vaya absorbiendo el caldo e iremos incorporando cucharones de caldo al arroz para evitar que este se quede seco, siempre tiene que tener algo de caldo. Repetimos la operación hasta que acabemos con el caldo.

La cocción del arroz durará unos 10-15 minutos y tiene que quedar “al dente” así que, en caso de ser necesario, incorporar un poco más de caldo hasta que esté en su punto, teniendo en cuenta que en ningún momento se puede quedar el arroz sin caldo.

Cuando el arroz esté listo y ya  con el fuego apagado, será el momento de incorporar el queso gorgonzola cortado en pequeños trocitos  el puñado de nueces ligeramente machacadas y la pimienta, remover suavemente para que el queso se derrita y se mezcle homogéneamente con el arroz.

Lo servimos inmediatamente y ya tenemos listo nuestro risotto de gorgonzola y nueces

¡Que lo disfrutéis!

IMG_4949

 

Deja un comentario