Albóndigas con sepia y guisantes

el
IMG_6777
“Sale más cara la salsa que las albóndigas”

La receta de hoy, albóndigas con sepia, es un clásico de la cocina mediterránea. Esta receta de mar y montaña, las mandonguilles amb sípia, es de las que se preparan de siempre en las casas con la receta de una abuela o una madre, un plato de los de toda la vida. Si os gusta la sepia a la plancha, aquí encontraréis sabores similares que os encantarán.

Aunque la combinación entre productos de tierra y de mar es un clásico, no siempre es una unión que convence a todos. Aunque pueda parecer una rara pareja, la sepia guisada con las albóndigas son, sin lugar a dudas, una pareja perefecta.

Ingredientes:

  • 500 gr. de carne picada de ternera
  • 500 gr. de carne picada de cerdo
  • 500 gr. de sepia (fresca o congelada)
  • 300 gr. de guisantes IMG_6780
  • 2 cebollas
  • 100 ml. de salsa de tomate
  • 1 huevo
  • Leche
  • Miga de pan
  • Harina
  •  300 ml. de caldo de pescado o agua
  • 30 gr. de almendras
  • 100 ml. de vino blanco seco
  • 4 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra molida

Elaboración:

Tostar las almendras durante unos minutos a fuego medio removiéndolo sin parar para que no se nos quemen. Reservar. Poner la miga de pan a remojo en leche.

En un bol mezclamos la carne picada, 2 dientes de ajo triturados, sal, pimienta, el huevo batido y la miga de pan bien escurrida de la leche. Con un tenedor mezclamos bien todos los ingredientes y dejamos reposar tapada con papel film en la nevera, durante un rato.

Formar las albóndigas  procurando que sean todas  del mismo tamaño, pasar por  harina y reservar

En una sartén calentar abundante aceite y freír las albóndigas  para que queden doradas por fuera y jugosas por dentro. Reservar.

Limpiar la sepia, si es fresca, retirando cualquier resto de víscera, quitar la piel oscura exterior y la telilla fina que la recubre por ambas caras. Al retirar esta telilla conseguiremos una sepia mucho más tierna al final del guiso. Trocear la sepia en dados.

Poner una cazuela ancha al fuego sin aceite, cuando esté caliente añadir la sepia troceada, la idea es que así se evapore el agua que pueda tener antes de proceder a freírla, si la sepia es fresca tendrá poca agua y si es congelada soltará más, cuando se haya evaporado el agua añadir un chorrito de aceite a la cazuela y freír la sepia. Retirar y reservar.

En la misma cazuela incorporar de nuevo un chorro de aceite, calentar y añadir la cebolla picada muy menuda  y sofreír hasta que comience a ablandarse y dorarse.

Mientras cocinamos la cebolla hacer un majado en el mortero con 2 dientes de ajo troceados, perejil, las almendras tostadas, sal y pimienta.

Incorporamos el majado a la cebolla y seguimos cocinando durante 5 minutos más. Agregar el vino y dejar que se evapore el alcohol, añadir la salsa de tomate remover  bien e incorporar  la sepia reservada y el caldo de pescado o agua.

Cuando comience a hervir incorporar las albóndigas y los guisantes y cocer  durante 20 minutos a fuego muy suave.

Como la mayoría de  los guisos están más ricas reposadas.

¡A disfrutar y mojar pan!

IMG_6801.JPG

Deja un comentario