Alitas de pollo a las finas hierbas

el
«A buen hambre, no hay pan duro»

La receta que hoy comparto son unas deliciosas alitas de pollo a las finas hierbas, una preparación muy sencilla y rica, lo más importante es el tiempo de marinado que debe ser amplio con el fin de que cojan todo el aroma y sabor de las hierbas, para que al asarlas se cocinen en su propio jugo y queden con toda esta mezcla de sabores.

Las medidas de las hierbas son una cuchara de postre, si os gustan otras, se pueden variar sin ningún problema…

Ingredientes:

  • 1 kg. de alitas de pollo
  • 1 cuchara de albahaca seca
  • 1 cuchara de cilantro seco
  • 1 cuchara tomillo seco
  • 1 cuchara de hierbas provenzales
  • 1 cuchara de pimentón de la Vera
  • 1 zumo de un limón
  • 50 ml. de vino blanco
  • 50 ml. de aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Elaboración:

Quita la punta de las alas y partir por la mitad, esto lo pueden hacer en la pollería, salpimentar y colocar en un tupper.

Añadir el resto de hierbas, el pimentón, el zumo de limón, el vino y el aceite impregnar bien las alitas, tapar el tupper y meter en la nevera, lo ideal es hacerlo por la noche para cocinar al día siguiente, si no os da tiempo, tenerlas dos horas con el adobo.

Precalentar el horno a 190 grados con calor arriba y abajo.

Sacar las alitas de la nevera y colocar en una fuente apta para el horno, con todo el jugo de la maceración. Hornear durante una hora, a mitad del tiempo dar la vuelta para que se doren por ambos lados, tienen que quedar bien doradas.

Pasar a la fuente donde las vayamos a servir, o servir directamente desde donde las hemos cocinado. Acompañar con una buena ensalada y tenemos un rico, sencillo y económico menú listo.

SER FELICES.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.