Pan de Muerto

«El muerto al hoyo y el vivo al bollo»

El Pan de Muerto es un pan dulce que se prepara en México para celebrar el «Día de los muertos» (en México, es una festividad importante, muy celebrada) y sobre todo, se prepara los días 1 y 2 de noviembre, para regalar a familiares y amigos.

Es una especie de brioche, muy parecido de sabor a nuestro Roscón de Reyes. Tiene forma redonda y está decorado con dos tiras cruzadas de masa como si fuesen huesos y encima se coloca otra bola más pequeña, como si fuese el cerebro. La masa no es muy dulce pero al cubrirlo con bien de mantequilla fundida y espolvoreado con bastante azúcar, queda perfecto. Es importantísimo respetar los tiempos de fermentación, para que nos quede un pan de muertos perfecto.

Está riquísimo, es ideal para el desayuno, y si sobra, para merendar…

Ingredientes:

  • 60 gr. de azúcar
  • La piel de 1 naranja, sin la parte blanca
  • 100 gr. de leche entera
  • 12 g.  de levadura fresca de panadería
  • 75 gr. de mantequilla en pomada
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de esencia de azahar
  • 300 gr. de harina de fuerza
  • Una pizca de sal

Elaboración en thermomix:

Poner en el vaso el azúcar y la cáscara de la naranja, pulverizar 10 segundos en velocidad 10.

Añadir la leche y la levadura fresca de panadería y mezclar 2 minutos, 37°,  velocidad 3.

Incorporar la mantequilla, los huevos, la esencia de azahar, la harina tamizada y la sal, amasar 3 minutos en velocidad espiga. Dejar reposar la masa en el vaso hasta que doble su volumen, unos 45-60 minutos.

Una vez que ha levado, volver a amasar 1 minuto en velocidad espiga y pasar la masa a una superficie de cocina enharinada. Dividir la masa en 3 porciones iguales, 2 de ellas serán las bases de pan, la cuarta porción la usaremos para hacer los adornos.

Formar las 2 bolas y con lo que queda hacer 6 bolitas  – 2 representan el cráneo y las cuatro para hacer tiras para decorar el pan, 2 por cada pan -representan los huesos.

Tapar todo con 1 paño limpio y dejar que fermenten, en un lugar cálido y libre de corrientes (dentro del horno apagado), hasta doblar su volumen (entre 1 y 2 horas). Ojo separar que crecen mucho.

A mitad del proceso, cuando ya hayan levado un poco, montar los panes con mucho cuidado, sobre las bolas grandes colocar 2 tiras de huesos cruzadas (en forma de cruz) de modo que las partes más finas queden en la parte superior de cada bola. Encima colocar las bolas pequeñas. Tapar nuevamente con el paño y  dejar que terminen de fermentar.

Precalentar el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.

Hornear durante 30 minutos, a 180º. A mitad del horneado, cubrir los panes con papel de aluminio para que no se doren demasiado.

Cuando estén templados, calentar la mantequilla en el microondas hasta que esté fundida y pincelar los panes con bien de mantequilla. Espolvorear con  azúcar por todo el pan y dejar que enfríen completamente.

¡SER FELICES Y VIVA MÉXICO!

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Que bueno 👏👏👏

    1. Carmele dice:

      Buenísimo! Muchas gracias!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.